martes, 6 de enero de 2015

Metalúrgicos amenazan con hacer la primera protesta del año, si no reciben plus de verano


La UOM que dirige el oficialista Antonio Caló exige un bono de 3.000 pesos, a modo de recomposición por la inflación. Advierten con una marcha a la sede de la Asociación de Industriales del sector. Interna empresaria


La negociación se extendió más de lo pensado y los metalúrgicos están decididos a profundizar el reclamo: el gremio que dirige el titular de la CGT alineada con el Gobierno amenaza con realizar la primera protesta de 2015, si los empresarios no les otorgan un plus salarial.

El pago, que en principio estaba pensado como un extra de Navidad o de fin de año, se convertiría ahora en un plus de verano debido a que la negociación entre las patronales y Caló se prolongó y lleva casi tres meses.

Los metalúrgicos piden 3.000 pesos adicionales, con el argumento de los trabajadores necesitan el dinero para atenuar el impacto de la inflación. Sin embargo, el reclamo choca con la negativa de las cámaras empresarias, que aducen que no pueden pagar esa cifra; en el mejor de los casos -adelanta el diario Clarín- ofrecen que ese desembolso sea a cuenta del aumento que se cierre en las paritarias de este año.

La oferta fue rechazada por la UOM y motivó la amenaza de implementar un plan de lucha, que se activaría este jueves con una marcha hacia la sede de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra).

EL GREMIO QUE DIRIGE EL TITULAR DE LA CGT ALINEADA CON EL GOBIERNO AMENAZA CON REALIZAR LA PRIMERA PROTESTA DE 2015

Si no se llega a un acuerdo en las próximas horas, uno de los principales gremios alineados con el gobierno nacional terminaría protagonizado la primera protesta del último año de gestión de la presidente Cristina Kirchner.

Desde Adimra se apuraron en informar que hoy mismo firmarán un acuerdo con la UOM por el pago de $1.000 adicionales con el sueldo de enero, y la misma cifra con el salario de febrero; en este caso sería "como anticipo a cuenta de la próxima paritaria" del sector. Sin embargo, esto provocó una interna entre las cámaras empresarias.
Dos de las seis organizaciones patronales que deberían cerrar el convenio para que el sector esté en paz, Fedehogar -nuclea a las fábricas de productos de línea blanca- y AFAC (autopartistas), ya avisaron que no están de acuerdo con abonar un adicional. Una posición similar, aunque algo más conciliadora, tiene la gente de Afarte, que representa a las terminales electrónicas de Tierra del Fuego.

"La UOM, con su acuerdo paritario (de 2014) no sufrió desfase salarial entre abril y la actualidad", argumentó Hugo Ganín, titular de Fedehogar, en declaraciones al diario Ámbito Financiero. "Para nosotros fue un año con suba de costos y baja en los volúmenes de producción", apuntó.

En ese contexto, del lado empresario difundieron una encuesta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba (CIMCC), para exponer que, entre septiembre y diciembre del año pasado, el 50,5% de las empresas del sector de la provincia de Córdoba tuvo un nivel de producción menor que un año atrás; el 31,7% tuvo menor cantidad de empleados que en el mismo cuatrimestre del año pasado; y el 65,4% de las metalúrgicas cordobesas tuvo menor rentabilidad que en el mismo período de 2013.