miércoles, 18 de marzo de 2015

SE ACORDÓ UN SISTEMA DE SEGURIDAD PARA EL SERVICIO NOCTURNO DE COLECTIVO





Tras un acuerdo entre el Municipio de Río Grande y la Secretaría de Seguridad de la Provincia, la policía brindará seguridad en el transporte público colectivo de pasajeros que ingresen con el nuevo esquema de recorridos que regirá a partir de este sábado, a los barrios considerados “problemáticos”.

Este convenio institucional fue respaldado por el gremio de la Unión Tranviario Automotor -UTA- y la empresa que tiene a cargo desde este mes la concesión de este servicio, Línea Siete SA.

Cabe recordar que a poco de iniciar este servicio por parte de la nueva empresa, se han registrado roturas de vidrios en una de las unidades.

El secretario de Gobierno, contador Paulino Rossi dijo al respecto que “luego de una semana bastante traumática hemos terminado de definir, junto a la empresa, varios aspectos con el fin de implementar un servicio ágil y dinámico para el usuario, como son el tema del medio de pago y los recorridos”.

Tras agradecer al gerente de la empresa “por su predisposición” y al sindicato de choferes “por ponerse el servicio al hombro para que sea un éxito”, Rossi destacó el trabajo que el Municipio articuló con la Secretaría de Seguridad pública de la Provincia para modificar los recorridos “y llegar a los lugares de la ciudad más densamente poblados pero que suelen ser problemáticos”.

“Así –prosiguió-, hemos resuelto un par de medidas de inmediata implementación para garantizar los mecanismos de seguridad necesarios tanto a los trabajadores como a los pasajeros, para que el colectivo llegue a todos los lugares”.

Del mismo modo, tanto el gerente de la empresa de colectivos Línea Siete, Carlos Biscari, como el secretario general de la UTA Río Grande, Juan Carlos Cuenca, quienes participaron del encuentro, se mostraron satisfechos por el resultado de la reunión en la que la seguridad en los colectivos era el tema central.


En ese sentido, el secretario de Seguridad provincial, Daniel Facio, resumió que las medidas que se tomarán de manera inmediata para “tranquilidad de choferes y pasajeros” son, entre otras, “la presencia de un comando radioeléctrico en la garita de la Margen Sur, junto al puente, para tener una rápida respuesta ante posibles situaciones de violencia o delitos” y no descartó que “en los horarios de mayor exposición se incluya la presencia de efectivos dentro de las unidades, para dar de esta manera una amplia cobertura a ese recorrido”.