miércoles, 15 de abril de 2015

Mala praxis: médicos quemaron a una beba prematura y ahora deberán amputarle la pierna

La beba sufrió las heridas cuando era asistida luego del parto en el hospital Jorge Ahuad de La Pampa. El accidente intentó ser ocultado a la familia por los médicos. "El piecito ya lo perdió", dijo la directora de la clínica en la que operarán a la menor


Crédito: www.diaadia.com.ar
Una gran indignación se vive por estas horas en la localidad pampeana de 25 de Mayo, luego de que una beba que nació prematura fuera quemada con un caloventor por los médicos del hospitalJorge Ahuad, minutos después del parto. El hecho ocurrió el pasado 5 de abril e intentó ser ocultado por el personal del sanatorio, pero lo cierto es que el caso salió a la luz y tras 10 días, los esfuerzos por curarla fueron inútiles y ahora deberán amputarle la pierna.

La beba sufrió quemaduras de segundo y tercer grado. La familia recién pudo ver las heridas cuando llegaron a una clínica de Neuquén, adonde la beba y su madre fueron derivadas. La neonatóloga María Marta Morcillo, directora médica de la maternidad San Lucas de esa ciudad, confirmó que se deberá amputar parte de la pierna de la pequeña llamada Victoria.

"El piecito ya lo perdió. La beba tiene asistencia respiratoria, está delicada en terapia neonatal. Se le hará cirugía en la pierna cuando se estabilice", aseguró en TN la profesional. "Lo más probable es que haya que hacerle una amputación de parte de la piernita. No tenemos fecha. No es urgente, pero es lo que habrá que hacer", explicó.

Victoria nació el 5 de abril pasado de madre primeriza con 31 semanas de gestación y en el hospital de la localidad de unos 11 mil habitantes situada en la zona del Alto Valle del Río Colorado, en el sudoeste pampeano, no contaban con equipamiento suficiente, por lo que una enfermera intentó asistir a la pequeña con un caloventor.

El director del hospital, Marcelo Güemes, justificó el incidente por las precarias condiciones del establecimiento y al relatar lo ocurrido dijo que mientras la médica que llevaba adelante el parto "canalizaba y entubaba" a la beba, se le colocó el caloventor "a 50 centímetros" y "se quemó, lamentablemente".

A su turno, la médica neuquina dijo: "La beba tiene toda la fuerza, la está luchando. Tiene antibióticos. Asistencia respiratoria de apoyo. Tratamos de que sufra el menor estrés posible. Todavía no ha podido alimentarse con leche, es a través de suero", y detalló: "Es un día a día como todo prematuro".