jueves, 11 de junio de 2015

Abre hoy la primera cárcel para los contraventores


Irán presos desde el que maneja alcoholizado hasta el que revende entradas. La pena máxima son 90 días de arresto.





Abre hoy la primera cárcel para los contraventores

Abre hoy la primera cárcel para los contraventores



La Justicia porteña inauguró el primer centro de detención de contraventores, donde podrá haber condenados con hasta 90 días de arresto. La cárcel queda en la calle Beazley 3860, en Pompeya, donde funcionó durante años la editorial Santillana. La obra fue realizada por el Consejo de la Magistratura de la Ciudad, aunque la administración quedó a cargo del Ministerio de Justicia porteño.

El complejo cuenta con diez calabozos, seis para hombres y cuatro para mujeres, más otras instalaciones como consultorio médico, salones de usos múltiples y patio al aire libre. También hay una habitación para las “visitas higiénicas” de los detenidos cuya condena supere los 30 días. Su construcción costó 7 millones de pesos.

Vigilados por cámaras de seguridad y por 45 efectivos de la Policía Metropolitana, allí estarán aquellas personas que sean condenadas por algunas de las figuras penadas por el Código y que incluyen el arresto como posible castigo, según lo decida el juez. Las principales son violar clausuras, afectar el funcionamiento de los servicios públicos, conducir en estado de ebriedad o bajo los efectos de drogas, la reventa de entradas y la organización y explotación ilegal del juego. Esta última contravención es la que tiene la pena de arresto más alta, de hasta 90 días si hay acumulación de castigos por distintas situaciones. El año pasado hubo 117 condenados, pero ninguno quedó detenido.