miércoles, 9 de marzo de 2016

Duré explicó su postura: "No estoy de acuerdo con las formas", criticó


La concejal María Eugenia Duré respondió a las acusaciones en su contra por no participar de la sesión donde se trató el rechazo a los descuentos salariales y al cambio al impuesto inmobiliario, pero sí avalar, en el encuentro de Ushuaia encabezado por Walter Vuoto, la defensa de la autonomía municipal.
La Concejal explicó que este domingo “fuimos convocados diferentes concejales por el intendente Walter Vuoto para informarnos de la decisión del Ejecutivo de Ushuaia. Se armó una mesa de debate y había concejales de distintos partidos de la provincia. Estuvimos con los asesores legales y técnicos y se llegó a la definición que manifestó el intendente de Ushuaia en los medios”.

Justificó su presencia en que es “parte de una mesa convocada por el referente de mi espacio político. Eso no quiere decir que esté a favor en una ciudad y en contra en otra, por no acompañar la decisión de mis pares de Río Grande”, aseguró.

Manifestó su sorpresa por las acusaciones de Melella. “Me sorprende el grado de agresividad que ha tenido, teniendo en cuneta la cordialidad que siempre tuvimos desde que nos conocimos. Siempre hubo cordialidad y respeto mutuo, por eso me sorprende el tono de las declaraciones”, reiteró, dado que el intendente riograndense hasta le recomendó “cambiar de domicilio” a la capital fueguina.

Duré sostuvo que no acompañó en Río Grande, dado que estuvo ausente en la sesión especial, por no acordar con “las formas” en que se trató la ordenanza de rechazo: “Desde que asumimos y cuando se votó el paquete de leyes, empezamos a tener reuniones con el equipo técnico del Municipio, hablé con el concejal Paulino Rossi, sobre la parte jurídica, legal y de la carta orgánica de la ciudad. En ningún momento manifesté no estar a favor de la autonomía del Municipio. Con el intendente (Melella) en enero nos reunimos con algunos concejales y coincidíamos en el fin, aunque no en la forma en que se llevó esta sesión especial”, dijo.

“Mi propuesta era reunirnos con los legisladores que votaron estas leyes y con parte del Ejecutivo de la provincia. El Concejo siguió avanzando y no tuve respuesta de que se hayan realizado otras reuniones específicamente con la ley tributaria”, aseguró.

Aclaró que si bien “pertenezco a un espacio, al que respondo y tenemos verticalidad en las decisiones que se toman, esto no tiene que ver directamente con las decisiones como concejal de Río Grande, sí en las cuestiones hacia adentro, que se consultan. Walter Vuoto fue cuatro años concejal de Ushuaia y es mi referente político, pero las cuestiones que tienen que ver con el Concejo de Río Grande, las trato en Río Grande y con mis pares”.

Asimismo, cargó contra la falta de aviso de las reuniones o el corto plazo de antelación con que le llegan los proyectos: “Lo que ha sucedido es que he dejado de ser notificada de diferentes reuniones. De este proyecto de Interbloque por el que se llamó a Sesión Especial yo me entero a través de lo que se gira a los despachos. Y del proyecto tributario me enteré a través de la secretaría legislativa con 24 horas de anticipación”, afirmó.

Agregó que “el proyecto ya estaba armado, era Interbloque y el bloque al que yo pertenezco era uno de los firmantes. Se me recrimina que puedo estar en la ciudad de Ushuaia, como ocurrió el domingo, pero hay reuniones que se llaman con 15 minutos de anticipación”.

Pese a estas fricciones con sus pares, dijo sentirse “cómoda en mi lugar de trabajo y me puso la gente para estar ahí”, pero cuestionó que “iniciamos de una manera en diciembre y apostaba a las mesas de diálogo. No puedo estar de acuerdo en las formas y, al plantear una mesa de diálogo, el diálogo tiene que ser real y no declamativo”, remarcó.

Finalmente confirmó su adhesión al decreto de Melella, por el cual los funcionarios y concejales aceptan el descuento solidario. “Me adherí porque es una deuda histórica y de alguna manera hay que saldarla, para el bien de la provincia”, concluyó.