miércoles, 13 de abril de 2016

Camioneros: "No somos soldaditos de nadie ni respondemos a ningún gobierno"


Esta mañana el secretario de prensa del gremio de Camioneros, Guillermo Vargas, encabezó una conferencia en la sede gremial para desmentir las acusaciones vertidas por dirigentes estatales, tras los incidentes de ayer en la planta Orión.


Expuso amenazas recibidas y aseguró que la provocación partió de los estatales que realizaban el piquete, luego de negociaciones previas en las que intentaron liberar el acceso a la planta, para que pudieran trabajar los choferes del área de transporte de combustible, que ya habían sufrido descuentos salariales por la jornada perdida.

Vargas habló en nombre de la comisión directiva y garantizó “la seguridad a todos los trabajadores camioneros”, ante riesgo de represalias del sector estatal.

Se remitió primero a las negociaciones entre Pedro Velázquez y Carlos Córdoba (ATE), para liberar el piquete frente a la planta Orión al mediodía. “Córdoba, en representación de todos los gremios estatales que conforman la unión de gremios, nos dio la garantía de que al mediodía se iba a despejar Orión”, afirmó.

Marcó la fractura entre los gremios estatales al no respetarse el acuerdo, y la confesión de Córdoba de que “internamente la situación se le estaba yendo de las manos”.

Continuó relatando la llegada a Daniel Capdevila –secretario de organización-, a la planta Orión, y el encuentro con Córdoba para pedir que se respetara el acuerdo de levantar el piquete. Allí habrían comenzado las provocaciones de “algunas entidades estatales”. “Algunos insultos empezaron a subir de tono, aparecieron pintadas en el sindicato hablando de delincuentes y mafiosos, y decidimos dar marcha atrás, frenando la respuesta a los insultos”, dijo.

Cargó contra “el comportamiento verborrágico y mentiroso de Sandra Esperón (SOEM)”, recordando sus denuncia pública de que “nos vinieron a matar y que el gobierno nos dejó el camino libre”. Y puntualizó amenazas de estatales a Marcelo Tévez, a quien le dijeron “te vamos a matar”; a Jorge Herrera, “sabemos dónde estudian tus hijos, tu mujer trabaja en el estado y no la va a pasar bien”, según le habrían dicho; y al propio Daniel Capdevila: “te vamos  aprender fuego tu casa con tu familia adentro”, serían las palabras pronunciadas en medio del intento de negociar.

“Están las denuncias correspondientes y ayer hubo una agresión al sindicato de camioneros, porque arrojaron una bomba molotov y se prendieron fuego los tachos de basura que estaban afuera”, dijo Vargas, como también que por la noche “circulaban vehículos y se escuchaban amenazas de que los vamos a matar a todos” en la sede gremial.

En los momentos previos a la refriega, contó que “la persona que amenaza a Capdevila, le dice de todo, lo empuja y desmadra toda la situación, y es el señor Paulo Baiz (CTA)”, identificó.

Además denunció a Elisa Dietrich por convocar a reforzar el piquete cerca de las tres de la tarde, a través de las redes sociales, cuando se había acordado despejar la zona al mediodía.

Y agregó que “dentro de una carpita (de los estatales) había granadas de humo naranja, palos y piedras. La primera piedra ingresa entre los compañeros trabajadores y, tratando de frenarla, tenemos un compañero con la frente rota y otro compañero con la mano quebrada por el palazo de una maestra”.

Vargas le pidió a Esperón “que diga la verdad”, en lugar de acusar a los Camioneros porque “se ha fracturado la unión de gremios y los brazos los tienen quebrados”.

“Hubo enfrentamientos por agresión principal de los empleados estatales –reiteró Vargas-. Córdoba escuchó cuando Paulo Baiz insultaba y amenazaba a Capdevila con prender fuego su casa con su familia”, afirmó.

Ante la acusación de ser la fuerza de choque de Bertone, indicó que “no somos soldaditos de ningún gobierno y muchos de los gremios que hoy están en problemas con el gobierno hicieron campaña por Rosana Bertone gobernadora. A Bertone la acompañaron ustedes y está claro que Camioneros estaba de la vereda de enfrente”, replicó a los estatales.

“Camioneros no responde a ningún poder político. Nadie nos lleva de la oreja”, sentenció.

La coincidencia de uno y otro lado se dio respecto de la inacción de las fuerzas policiales. En este punto ambos hablaron de una “zona liberada”. “No vimos accionar de la policía y es lamentable. No hubo accionar de la policía”, sostuvo Vargas, de cara a un enfrentamiento que se veía venir.

Respecto del uso de armas de fuego que denunció Sandra Esperón, dijo que “si hubo armas de fuego, hay que preguntarse de la mochila de qué compañero estatal salió”.

Finalmente confirmó la radicación de varias denuncias penales, por las agresiones físicas recibidas, por “pintadas al sindicato, y por la agresión mafiosa recibida ayer, que está a la vista de todos. Han querido prender fuego el sindicato  de camioneros”, concluyó Vargas.