martes, 25 de octubre de 2016

¿Qué hacer con las cenizas de un familiar fallecido?


Las cremaciones se están volviendo cada vez más comunes a la hora de despedir a nuestros muertos, pero mucha gente no se decide sobre cuál es el mejor destino para las cenizas.
La cremación aumentó su popularidad en varios países y religiones, sea por comodidad, economía, creencias y hasta por ecología. Sin embargo, sigue causando cierta incertidumbre el momento posterior a la misma. Al ser tan rápida la descomposición del cuerpo, las cenizas del fallecido son entregadas a la familia en la etapa de negación de la pérdida. Pensar antes de la cremación las alternativas existentes de lugares donde depositarlas puede ayudar a los que quedan en el proceso de aceptación de la despedida y en la reintegración a la vida cotidiana.

ESPARCIR LAS CENIZAS

Hay una amplia variedad de opciones para darles un lugar final a los restos de nuestros seres queridos según nuestros credos, pero una de las más comunes es la de esparcir las cenizas. Una práctica que cobra adeptos porque creen que se asemeja a cumplir un último deseo del ser querido.
Integrar los restos con sus sitios preferidos, como el mar, un monte, la casa de la infancia, da la sensación de cierta permanencia de la persona amada en nuestro mundo. Terapeutas advierten que si las cenizas se esparcen en varios sitios puede presentarse una sensación de vacío para los familiares, al no tener donde visitar al muerto. No todos necesitan eso, muchos priorizan el recuerdo.
Sin embargo, la Iglesia Católica se opone al esparcimiento de las cenizas.
Aunque acepta la cremación, a la Iglesia Católica no le gustan las costumbres, cada vez más extendidas, de esparcir las cenizas de los difuntos o conservarlas en urnas en casa. Para la jerarquía católica, aventar las cenizas es un rito pagano, mientras tilda de "fetichismo" y "banalización de la muerte" el conservarlas en casa.
Y, como en este mundo nuestro globalizado las modas se extienden con suma rapidez por todo el planeta, tanto el Vaticano como las iglesias particulares quieren poner coto a los nuevos hábitos mortuorios.
Aunque a la Iglesia Católica siempre le ha gustado más la inhumación o el clásico entierro en la sepultura, los obispos no se oponen a la incineración. Entre otras cosas, porque fue aprobada por Pablo VI. El Papa Montini la bendijo porque no atenta contra la doctrina de la resurrección de los cuerpos, ya que no toca el alma ni impide a la omnipotencia de Dios reconstruir el cuerpo.
Lo que disgusta a los prelados es lo que suele suceder con las cenizas tras la cremación: que se esparzan al viento, en tierra o en el mar, o que se guarden en casa. Conservar las cenizas en casa preocupa a los jerarcas católicos, porque acaba con el antiguo rito de acompañar al difunto hasta "su última morada terrenal" en el camposanto.
Un rito que estrecha lazos entre la comunidad de los creyentes y expresa la teología de la comunión de los santos. Algunos teólogos, como el italiano Enzo Bianchi, van más allá y aseguran que mantener la urna con las cenizas en casa es "un rito fetichista".
Por su parte, aventar las cenizas le parece a la Iglesia Católica un rito pagano, que simboliza "la unión del muerto con el alma de la madre tierra". O como dicen, los indígenas latinoamericanos, con la Pachamama.

ENTERRAR LAS CENIZAS EN EL CAMPOSANTO

Para los católicos, el cuerpo es el instrumento por el cual se reciben los sacramentos, convirtiéndolo en un objeto sacro. Líderes religiosos recomiendan a sus fieles que entierren las cenizas en un campo santo. Por tanto, el entierro en un cementerio continúa siendo una de las alternativas más populares.

DEPOSITAR LAS CENIZAS EN UN NICHO DENTRO DE LA IGLESIA

Otra de las posibilidades a la hora de ayudar a los nuestros a descansar en paz es despositar las cenizas en columbarios o nichos construidos dentro de las iglesias.
En ellos se pueden depositar las cenizas de hasta cuatro difuntos, dentro de la misma iglesia en la que solían comulgar en vida. Es una buena opción cristiana para nuestros allegados.
Desde Columbarios Parroquiales estamos intentando hacerlo posible para vosotros. Puedes visitar nuestra web y comprobar si tu parroquia dispone de esta opción, o ponerte en contacto con nosotros para solicitar información en el 902 365 985 o eninfo@columbariosparroquiales.com.