Mike Summers (AFP)
Mike Summers (AFP)
A pesar de los esfuerzos que impuso el gobierno de Mauricio Macri por mostrar una cara más amigable de la Argentina ante los habitantes de las Islas Malvinas, en el archipiélago del Atlántico Sur no observan grandes diferencias con respecto al gobierno de Cristina Kirchner. "La relación no ha cambiado de manera significativa con el actual gobierno argentino", expresó Mike Summers sin vueltas, en diálogo con Infobae.
El líder de la Asamblea legislativa de Malvinas sustentó esto con una posición tajante: "Las Islas Falklands [Malvinas] no se definen por su relación con Argentina, sino por la fuerza y ​​resistencia de su pueblo, apoyado en el Reino Unido".
A su vez, Summers habló de un hecho concreto que sacude fuerte en la economía isleña: "Las barreras al comercio establecidas por la Argentina hacen altamente improbable que en un futuro previsible haya un trabajo conjunto entre las Islas Malvinas y las empresas argentinas".
Summers adelantó que en la reunión de septiembre del Comité de Descolonización de la ONU para abordar el conflicto por la soberanía con la Argentina el gobierno de los kelpers invitará a las autoridades argentinas a visitar las islas. Pero, a la vez, hará un llamado a Macri para "no bloquear el acceso al conocimiento de la información sobre los derechos de los isleños". El referente de la Asamblea Legislativa de Malvinas no se mostró muy conforme con los escasos avances en el diálogo entre Buenos Aires y Londres por las Malvinas y aventuró que "los resultados esperados serán lentos".
–¿Cree que la relación entre la Argentina y los isleños ha cambiado desde la llegada de Macri al poder?
–La relación no ha cambiado de manera significativa. La misma cantidad de sanciones económicas que fueron establecidas por los regímenes de los Kirchner siguen perdurando hoy. Argentina continúa bloqueando vuelos adicionales a Sudamérica. Las medidas acordadas con respecto a las Islas Falklands [Malvinas] establecidas en la Declaración Conjunta de Septiembre de 2016 no han sido entregadas.
–¿Qué mejoras observa ahora en relación con lo que fue el gobierno de Cristina Kirchner?
–Existe una mejora en las relaciones bilaterales entre Argentina y el Reino Unido que les permite discutir temas de interés mutuo. Sin embargo, la falta de entrega respecto de las Falklands [Malvinas] tiene un efecto directo sobre el resto de la relación, y podemos anticipar que el progreso será lento.
–¿Confía en que habrá una solución inmediata a la cuestión de los vuelos al continente? ¿Qué espera de ello?
–No existe una solución inmediata a los vuelos adicionales hacia y desde las Islas Falklands [Malvinas], a pesar de las garantías de la Declaración Conjunta. El Gobierno de las Falklands [Malvinas] seguirá examinando todas las opciones disponibles para apoyar el desarrollo económico.
–¿Cree que será posible que las empresas que trabajan en las Malvinas trabajen conjuntamente con empresas que operan en Argentina?
–Las barreras al comercio establecidas por la Argentina hacen altamente improbable que en un futuro previsible haya un trabajo conjunto entre las Islas Malvinas y las empresas argentinas.
–¿Van a invitar a Macri a las islas en la reunión del Comité de Descolonización de la ONU?
–El Gobierno de las Islas Falklands [Malvinas] tiene la política de invitar a los responsables de la toma de decisiones y formadores de opinión a visitar las Islas para ver las realidades de la vida por sí mismos. Sólo entonces creemos que están realmente en condiciones de comprender los derechos y perspectivas de las Falklands [Malvinas], que han vivido y desarrollado estas islas durante más de 180 años.
–¿Qué posición tomarán ahora ante las Naciones Unidas?
–La posición de las Islas Falklands [Malvinas] en la ONU seguirá siendo directa y constante. Todas las personas de los territorios no autónomos tienen derecho a la libre determinación, tal como se establece en la Carta de las Naciones Unidas y en las resoluciones subsiguientes. Los isleños de las Falklands [Malvinas] tienen ese derecho y han ejercido ese derecho en el referéndum de 2013. Una vez más, invitaremos a la Comisión de Descolonización a organizar una misión de visita, y llamaremos a la Argentina a no bloquear el acceso al conocimiento y a la información sobre nuestros derechos.
–¿Cree que hay ahora una oportunidad histórica entre Londres y Buenos Aires para avanzar en acuerdos con las Malvinas?
–La opción siempre ha estado abierta a la Argentina para entablar un diálogo abierto y honesto sobre la cooperación en el Atlántico Sur. Las Islas Falklands [Malvinas] siempre han estado preparadas para discutir asuntos de interés mutuo entre las Islas y Argentina, incluyendo la gestión de las poblaciones de peces, las ciencias ambientales y las comunicaciones. Esperamos una respuesta constructiva de Argentina.
¿Cuáles son las mayores quejas que hoy hacen a la Argentina?
–Los isleños de las Falklands [Malvinas] continuarán desarrollándose en nuestra comunidad y nuestra economía lo mejor posible, a pesar de los esfuerzos de la Argentina para prevenirlo. Tenemos una población creciente, no hay pobreza, no hay desempleo, un sistema de educación fuerte y un servicio de salud de buena calidad. La economía sigue creciendo a un ritmo satisfactorio. Las Islas Falklands [Malvinas] no se definen por su relación con Argentina, sino por la fuerza y ​​resistencia de su pueblo, apoyado en la capacidad de defensa y asuntos exteriores por el Gobierno del Reino Unido.