miércoles, 17 de junio de 2015

El equipo argentino, último en el Mundial del Asado

El equipo integrado por dos hombres y cinco mujeres, una de ellas vegetariana, no logró convencer al jurado. El campeón fue Inglaterra. Entres los jueces también había un integrante argentino









El equipo estaba confiado en volver a levantar el buen nombre e imagen del país en materia de una de las comidas típicas. En la edición 2013 del Mundial del Asado, que tuvo lugar en Marruecos, el equipo argentino quedó en la cuarta posición, superado por Dinamarca, Alemania y Lichtenstein.

En esta oportunidad, el evento tuvo lugar en Gotemburgo, Suecia, y el equipo que representó al país estuvo integrado por dos hombres y cinco mujeres, una de ellas vegetariana. "Nos gusta comer mucho y siempre decimos que 'tenemos el mejor asador del mundo'. Nos enteramos de la mala experiencia que tuvo el equipo argentino en 2013 y nos contactamos con la World Barbecue Association. Inmediatamente obtuvimos respuesta. Los organizadores nos dijeron que estaban súper interesados en que participemos", comentó en su momento Marcela Garavano, la líder del equipo que llamaron Fuegos de Oktubre.

Sin embargo, tras la competencia, y como ellos mismos explicaron, se enfrentaron a "una realidad fuerte": "Nos dijeron que teníamos que asar en los chulengos, que no podíamos asar en el piso, con nuestra parrilla, aunque nos lo permitieron después", según el comunicado emitido a través de las redes sociales.

Y no fue ese el único problema que enfrentaron durante el desafío: "También confirmamos que para ellos la carne vale sólo con salsa barbacoa y con más de 10 horas de cocción". Ante ello, el conjunto argentino decidió dejar de lado las reglas y continuarlo a su modo.

"Ni salsa barbacoa, ni chulengo. Un zarpado chimichurri, y fuego ardiendo en el piso para arrebatarle un poco el frío a este rincón del norte de Europa", explicaron, a la vez que confirmaron que quedaron últimos en las posiciones generales. El campeón, finalmente, fue Inglaterra.