-

-
-

jueves, 3 de noviembre de 2016

Juicio por trata de personas: La hermana de Alika Kinán admitió dudas sobre el supuesto video de su sobrina

La hermana de la principal testigo en la causa contra el “clan Montoya”, que será juzgado el lunes por trata de personas en el local nocturno “El Sheik”, admitió dudas sobre un video que circula por las redes sociales y se le atribuye a su sobrina. Por Radio Provincia, dijo que lo recibió esta semana y le fue enviado “desde Ushuaia”. Detalló que en las imágenes se observa una joven, que podría ser su sobrina, “sometida por un adulto”, y pidió que la justicia actúe para verificar si es auténtico o no, y descartar si hay una menor en riesgo.




FUENTE:SUR 54.COM

Se trata de María Fernanda Kinán, quien aparece en los medios locales a cuatro días del inicio del debate oral y público contra un grupo de proxenetas que regenteaban el local del cual fueron rescatadas doce víctimas de trata de personas, entre ellas Alika Kinán.
La mujer se suma a la denuncia pública que realizó el día anterior Miguel Pascual, ex marido de la principal testigo y querellante en la causa, en medio de medidas de protección dispuestas para Alika Kinán por las amenazas que está recibiendo, y una aseveración pública del fiscal Colombo (PROTEX) de que se ha montado “un operativo organizado” en su contra.
Si bien este video, auténtico o no, no tiene incidencia en la causa, se pretendería atacar la calidad de madre de Alika Kinán y, para la justicia, es parte de la estrategia para “generar miedo y también afectar su credibilidad. Es un operativo bien organizado”, según afirmó Colombo al diario Clarín.
Lo cierto es que María Fernanda Kinán asegura haber visto un video donde cree que aparece su sobrina. Consultada acerca de si está segura de que se trata de ella, aporta respuestas contradictorias: “Desgraciadamente es ella, pero lo que habría que constatar es que el video no sea una manipulación”, sostuvo.
Mencionó que ese video “lo hizo ver el padre –Miguel Pascual- en el país donde reside –Escocia-, y le dijeron que el video no está manipulado”.
Aclaró que el padre “no quiso ver” esa filmación, pero reconoció supuestamente el rostro de su hija por una captura de pantalla que le hicieron en una jefatura de Escocia: “Como él no era capaz de mirarlo, le pararon una imagen de la cara para que reconociera a la menor. Él dijo que era”, manifestó Fernanda Kinán.
Se desvinculó de las operaciones en contra de su hermana, que deberá testificar el lunes contra sus explotadores, asegurando que “yo me enteré hace siete u ocho días del juicio. No quiero enterarme y no me interesa, y no hay nada de verdad en lo que dice mi hermana. Ahora estoy pidiendo ayuda por mis sobrinas”, remarcó.
No obstante precisó que el video partió Ushuaia, y desde allí le fueron remitidas las imágenes a España: “Las imágenes salen de Ushuaia, me llegan a mí y yo se las envío al padre para que se empiece a movilizar”, dijo.
En cuanto a cómo logran contactarse con ella a la distancia, indicó que “yo tengo contacto con muchas personas de Tierra del Fuego. Yo estuve viviendo en Tierra del Fuego, cursé la secundaria con 18 años”, dijo, al tiempo que admitió que sabía todo ese tiempo que su hermana ejercía la prostitución: “Sí, yo lo sabía”.
Marcó un quiebre en la relación con su hermana “hace dos años”, precisamente por la tramitación del juicio que poco antes había asegurado desconocer: “Empieza todo esto y yo empiezo a decir que no se podía exponer a la familia, a nuestros padres, pero no le importó nada. No me gusta para nada este circo vergonzoso que montó”, opinó Fernanda Kinán de la exposición pública de su hermana Alika no sólo sobre su experiencia como víctima de trata, sino de los abusos sufridos de sus propios familiares, siendo niña.
Insistió en el reclamo de que “ese video se investigue y la persona de ese video, porque hay un mayor. No estamos hablando de un grupito de adolescentes” dijo, y abrió la puerta a que pueda ser falso o no se trate de su sobrina: “Hay una duda”, reconoció Fernanda Kinán, e instó a “sacarnos la duda, buscar (identificar) la ropa, indagar dónde fue el sitio. Es lo que yo haría. Yo necesito un poco de claridad en toda esta oscuridad. A mí me llega ese video en el peor momento, y el padre sale por la presión mía”, aseveró.
Finalmente, desconoció que su hermana Alika haya sido víctima de trata de personas: “Yo no voy a hablar por nadie ni sé nada, pero yo creo que no es así. Todos saben a lo que van las mujeres a Ushuaia”, disparó.