TIERRA DEL FUEGO YA CUENTA CON UN RADAR METEOROLÓGICO DE ÚLTIMA GENERACIÓN

20 DE DICIEMBRE 2018-Tierra del Fuego ya cuenta con un radar meteorológico de última generación instalado en la ciudad de Río Grande, que permitirá obtener datos precisos que servirán de base para proyectos de investigación referidos al cambio climático, como también disponer de información meteorológica para la generación de pronósticos a corto y mediano plazo, monitorear contingencias climáticas, eventos hídricos extremos y conocer la dinámica de los ciclos hidrológicos de los ríos de la provincia.
El Radar Meteorológico Argentino (RMA) fue desarrollado por el INVAP en el marco del Sistema Nacional de Radares Meteorológicos (SINARAME). En el año 2009 el Gobierno nacional comenzó a trabajar en el proyecto de fabricación de radares hidrometeorológicos con tecnología argentina bajo la coordinación conjunta entre la Secretaría de Planificación y Política Hídrica, y en 2011 se formalizó la firma del contrato con la empresa INVAP S.E. para su concreción.
Hoy el país cuenta con radares meteorológicos monitoreando, de manera aun parcial, los fenómenos del tiempo. Las gestiones realizadas por el Gobierno de la Provincia comenzaron hace 4 años, trabajando en el ámbito del Consejo Hídrico Federal, junto a la Secretaría de Planificación y Política Hídrica de Nación, a fin de contar con dicho equipo en la ciudad de Río Grande.
La provincia de Tierra del Fuego, Antártida e isla del Atlántico Sur presenta muy diversos componentes en su composición geográfica. Allí se presentan ambientes de montaña, de estepa, marinos y todas sus transiciones. Esto, asociado a las condiciones climáticas reinantes despliega un mapa con múltiples situaciones meteorológicas, en un contexto en donde se prevé eventos extremos representados por precipitaciones, crecidas de ríos, intensas nevadas, etc. con mayor ocurrencia en nuestra región, lo cual suscita importancia en el seguimiento de las condiciones meteorológicas.
Los radares meteorológicos son usados muy frecuentemente para el monitoreo y la detección anticipada de los eventos extremos, a través del seguimiento en tiempo real del desarrollo de las condiciones. Desde el punto de vista ambiental e hidrológico tiene además múltiples aplicaciones, como la estimación precipitaciones que tienen una gran variabilidad natural siendo intermitente en espacio y tiempo.
Tierra del Fuego posee varias cuencas compartidas con el país vecino de Chile, razón que dificulta la obtención de datos meteorológicos. En este sentido la herramienta radar posibilitará contar con información detallada sobre precipitaciones sobre la superficie total de las cuencas, mejorando significativamente las predicciones.
Es por ello que esta herramienta permite contar con un registro de información para el dimensionamiento de obras hidráulicas como puentes y alcantarillas, como así también para el ordenamiento y zonificación hídrica.
Las consecuencia de los eventos no solo tiene repercusión en el ámbito de las ciudades sino también en el ámbito rural donde es más difícil llegar a prestar ayuda, se recuerda todavía la situación de crecidas del año 2006 que provocó el corte de varias rutas provinciales dejando aislados a varios establecimientos rurales.
Otra posibilidad importante es el seguimiento en tiempo real en época invernal de una tormenta o temporal de nieve. La información brindada por el radar permite a los organismos de seguridad ciudadana, de transporte, como también a los encargados del mantenimiento de la circulación vial, la posibilidad de determinar planes de contingencias, cierres de rutas u alguna otra medida que mejore la seguridad y proteja a la población.
Tierra del Fuego también presenta condiciones agroecológicas que permiten el desarrollo de la ganadería en base a pastizales naturales, pero el elemento que fuertemente condiciona el crecimiento de las pasturas es el agua. El análisis de los eventos, la magnitud y su distribución espacial combinado con análisis históricos de los sucesos, pueden ser utilizados para la toma de decisiones de parte del sector agropecuario como así también utilizado por instituciones públicas relacionadas al sector.
Asimismo, los vientos son un factor climático importante en nuestra región que pueden ser observados desde un radar. Los vientos fuertes y constantes ocurren regularmente y suelen causar problemas de infraestructura sobre tierra, complicar la navegación en lagos o en el mar, como también condicionar la aeronavegación. La información obtenida será un instrumento valioso para estas actividades tanto sea en ámbito público como en el privado.
Las condiciones de sequía no son eventos ajenos en los veranos australes. Incendios han sido reportados a lo largo de la cordillera y en zona llanas en los últimos tiempos, dentro de la provincia de Tierra del Fuego y la de Santa Cruz.  Dependiendo de la distancia a la zona del problema, estos acontecimientos pueden ser seguidos en su evolución en tiempo real, y el análisis en conjunto con intensidad y frecuencias vientos como ocurrencias de precipitaciones brindarán herramientas fundamentales a los grupos especializados en combatir este tipo inconvenientes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Entradas mas leidas